En verano, la piel de los bebés está 3 veces mas expuesta que la de los adultos. Y. según indican los expertos de la Fundación Cáncer de Piel, no existen indicios de que los protectores solares formulados para los mas pequeños dañen su epidermis.

Los productos que están contraindicados son muy explícitos: siempre llevan un cartel en el envase que previene “mantener alejado de los niños”.

La mejor manera de cuidarlos es adoptando la postura mas natural que es mantenerlos a la sombra, colocándole sombreros con ala ancha que lleguen a cubrirles la cara y también ropa.

Además, es fundamental aplicarles protectores correctamente, esto significa:

– formulaciones eficaces que resistan los juegos en la arena y el agua.
– Es importante elegir productos que mantengan el PH natural de la piel ayudando a estabilizar el manto ácido que la protege y garantizando máxima cobertura. Y aunque sean resistentes al agua, conviene repetir la aplicación después de cada baño.
– Hay que tener especial atención con el contorno de los ojos, los chicos transpiran más los bebés y tienen mucho contacto con la arena y a la mayorí­a les molesta estar encremado de pies a cabeza.

En los párpados en mejor protegerlos con gorros o sombreros.
Y tenga en cuenta que en el caso de los niños es mejor proteger de mas que de menos.

| |
Categoría: General | Etiquetas: ,
No Comments »

Deja tu comentario